• Mujer de 40 con clase y belleza

    En verdad era una mujer de mucha clase y de una gran belleza, abrí sus piernas, estaba sentada frente a mi en mi cama, abrí sus piernas y yo las mías, la monté sobre mis piernas y le introduje mi pene, sentía sus tetas sobre mi pecho, ambos empezamos un movimiento de fricción para sentirnos ambos compenetrados, estuvimos así unos 15 minutos, hasta que ambos nos vinimos al mismo tiempo.

    Tengo 23 años y trabajo en una empresa de venta por internet, somos 4 personas vendiendo, entre los cuatro hay una mujer de 40 años, casada y con dos hijos, una persona sumamente respetuosa pero al mismo tiempo de muy buen humor, de una belleza indescriptible, un cuerpo que hace alucinar a cualquier hombre, su manera de vestir es entre sport y formal, usualmente usa unos bluejeans que delinean cada centímetro de sus hermosas piernas, tiene una figura diría yo perfecta todo en su lugar correcto y en la proporción exacta, sus senos son naturales, pequeños y redondos, ojos verdes hermosos, sus labios son pequeños pero carnosos, una sonrisa que deja ver su perfecta dentadura, tiene un pequeno lunar sobre su boca que le da aun más un toque de sensualidad a su ya hermosa belleza, su cabello es castaño, mide aproximadamente 1mt. 76, créanme que es hermosa.

    Nuestra relación es muy buena de gran cooperación entre todos, siempre le consulto a ella cualquier duda sobre mi trabajo ya que ella es la más antigua entre nosotros, aparte me encanta llegar a su oficina y contagiarme de su buen humor y admirar disimuladamente tanta belleza en una sola persona. Desde que entré a trabajar en dicha empresa he tenido fantasías con ella, sueños y no se cuantas veces mis momentos personales de masturbación es pensando en ella. He tratado de irme poco a poco acercándome a ella de una manera amigable tratando de disimular mi gran deseo por ella, me encanta sentirme a su lado, sentir cuanto la deseo y al mismo tiempo saber que ella ni siquiera se lo imagina. Un día que tomábamos nuestro almuerzo en la oficina la vi un poco como desmotivada y alejada en el pensamiento, le pregunte que le pasaba y me dijo que problemas en su casa problemas que ocurren en los matrimonios pero que entristecen, le dije que contara con mi apoyo para lo que fuera necesario y me lo agradeció, me dijo simplemente que habia tenido unas diferencias con su esposo por la noche pero que no era nada serio pero que esos problemas en su hogar la ponían mal.

    Ella sale siempre una hora antes que yo de su trabajo, al ver que iba a salir me acerqué a la oficina del manager y le dije que tenía que salir una hora antes porque tenía una cita médica, me dijo que no habia problema, así que me decidí alcanzarla, la vi entrando a un supermercado, ese día llevaba unas de esas hermosas licras que demarcan la perfección de sus piernas con unos sandalias de un tacón alto, la hacían ver hermosa, observaba como los hombre la volteaban a ver en cada pasillo que ella pasaba, ella era sumamente seria y no ponía atención a tantos piropos de los hombres, la observaba desde lejos admirando su belleza, caminaba de una manera muy sensual como si cada paso fuera hecho sobre una pasarela de modelaje, en un momento vi que su celular sonó y logré escuchar que hablaba con su esposo, le dijo que iría un rato a jugar maquinitas al casino y en una hora o dos estaría en casa, se despidieron y vi que se dirigía a pagar las cosas que había comprado, decidí seguirla al lugar donde iría a jugar maquinitas y quizás poder hacerla creer a ella en ese lugar que nos habíamos encontrado por casualidad.

    La seguí, vi que se dirigía a su carro así que yo me dirigí al mío que estaba algo cercano al de ella, me monté y la seguí, llegó a un casino cercano a nuestro trabajo, vi cuando bajaba de su auto y cuando vi que entraba, bajé de mi auto, quería que si la encontraba adentro fuera de una manera natural, sin que pensara que la había seguido, entré al casino y empecé a caminar entre los pasillos de las maquinitas, por la hora no había mucha gente así que sería fácil encontrarla, luego de caminar unos tres pasillos la vi sentada a mitad de una hilera de máquinas, sola, estaba allí tan cerca de una mujer que me hacía quitar el sueno y que quizás sabiendo las diferencias con su esposo podría encontrar un buen momento para intentar acercarme a ella con el objetivo final de poder hacerla mía, era eso lo que más deseaba, sentir tanta belleza entre mis brazos, poder besar cada centímetro de su cuerpo, sentir su aroma y disfrutar de su hermoso cuerpo.

    Sabía que le gustaba tomar cerveza porque siempre me bromeaba que siempre que se reunían en su casa ella se tomaba todas, era una manera de decir que le gustaba, así que me dirigí a la barra y pedí dos cervezas Heineken que sabía por lo que me había contado que era su favorita, me fui acercando a ella, mi corazón palpitaba a cada paso que daba, en verdad no sabía cual sería su reacción, como les digo era una mujer que se daba a respetar con una simpatía enorme pero todo con respeto, al llegar detrás de ella le dije, hola, hola me dijo, ¿y tú que haces acá? me preguntó, le dije que habia salido temprano para ir al médico pero que el médico había llamado que no podría llegar y cancelaron todas las citas del día, así que decidí venir un rato al casino, al entrar te vi sentada acá así que en vez de comprar una sola cerveza compré dos, sabiendo, claro, que te gusta, ella sonrió y me lo agradeció, me dijo que solo estaría un momento ya que su idea era distraerse un poco, yo le dije lo mismo, así que le pedí un brindis por tan bello encuentro, le pregunté si sabía jugar esas maquinitas y me dijo que si, le dije que si no le importaba observar como jugaba y me dijo que si.

    Estaba parado detrás de ella, ella estaba sentada con sus piernas cruzadas, era hermosa, esta vez me puse a observarla de cerca, sus piernas eran perfectas, pude ver los dedos de sus pies ya que sus sandalias se lo permitían, tenia unas uñas perfectamente cortadas y pintadas, eran unos pies hermosos, cargaba una blusa con un escote al frente que permitía ver el inicio de sus senos pequeños pero firmes y de una forma redonda perfectos, me acerqué a la pantalla de la máquina desde atrás estirando mi brazo para preguntarle por una figura del juego y pude sentir que mi pene rozó una parte de sus nalgas que sobresalían del banco donde estaba sentada, fue divino, ella se limitó a contestarme la pregunta sin reparar por lo acontecido que era obvio lo había sentido, le pregunté di deseaba otra cerveza y me dijo que no, yo le dije que me acompañara a tomar la última y con una sonrisa me la aceptó, me dijo que ya no jugaría más porque ya habia consumido lo que siempre acostumbra a jugar, así que me acompañó al bar, me dijo que iría un momento al baño y volvía, en ese momento decidí buscar una mesa en el bar más alejada e íntima.

    Vi al fondo una de un solo sofá con una vela en la mesa, al ver que me buscaba me levanté y le dejé saber donde estaba, al llegar me dijo porqué me habia alejado tanto y le dije que la mesonera me habia dicho que toda el área de adelante estaría cerrada por un momento por limpieza, se sentó y aproveché para preguntarle nuevamente por el incidente de su casa con su esposo si ya todo estaba mejor, me dijo que no, que incluso habia ido un rato allí para distraerse de su problema, decidí lanzarle un piropo y al animarme le dije quiero confesarte algo, si dime me contestó, desde que te conozco siento mucha admiración por ti, por tu manera de ser y al mismo tiempo porque considero que eres una mujer muy hermosa, me encanta tu manera de ser, se que eres una mujer casada y es por eso que mantengo una distancia contigo de respeto pero que en verdad me gustabas demasiado como mujer.

    Se me quedó viendo y me sonrió, me dijo gracias por tus palabras, le dije que debería de sentirse muy afortunado su esposo por tener una mujer como tú a su lado, me dijo que a veces se sentía demasiado sola en su casa, que su esposo no la tomaba en cuenta en ocasiones y eso le dolía, aproveché y tomé su mano y le dije que contara conmigo cuando sintiera la necesidad de hablar con alguien, soltó una lágrima y aproveché para abrazarla, sentí su aroma, sentía su calor al lado mío

    Era hermoso, su cara recostada sobre mi hombro, con mi otra mano acaricié su cabello, era dócil, me separé un poco sin soltarla y de un impulso la besé sobre sus labios, ella cerró sus ojos y lo aceptó, poco a poco fue abriendo sus labios y pude sentir como mi lengua entraba en su boca, nuestras lenguas jugaban, nuestro beso se convirtió en un beso sensual, erótico, mis manos recorrían su cintura, poco a poco fui bajando mi mano hasta sentirla sobre su pierna, mi corazón latía demasiado, me pegué tanto a ella que sentía sus senos sobre mi pecho, abrí mis ojos y observé que mantenía sus ojos cerrados, empecé a deslizar mi mano sobre todo su muslo, su licra pegada a su cuerpo me hacía sentir la firmeza de sus piernas, la acariciaba todo lo que podía, no podia dejar ir ese momento tenía que pensar rápidamente como llevarla a mi casa que estaba cerca de ese lugar, me separé, le dije que era como un sueño lo que estaba viviendo y deseaba que ese momento no acabara, ella me dijo que tenía que irse y que se sentía mal por lo que estaba haciendo, yo cerré su boca con otro beso y le pedí por favor que me acompañara a mi casa, que me encantaría poder conversar más con ella y mi casa estaba cerca de allí, ella me dijo que no le parecía correcto y que en su casa la esperaban, le dije que sería solo por un momento y ya que yo tampoco quería ocasionarle más problemas aun en su casa.

    Ella me dijo que aceptaba, pero solo por un momento, me dijo que iría en su carro, yo acepté y le pedí que me siguiera, le abrí el estacionamiento de mi edificio, entró y parqueó su auto, no lo podía creer, estaba a unos segundos de tenerla dentro de mi casa, me acerqué a su auto y le abrí la puerta, ella se me quedó viendo y me dijo, quizás no fuera correcto entrar a mi casa, le dije que deseaba mucho conversar con ella, se bajó del auto diciendome que solo por un momento y ya, subimos, al cerrar la puerta de mi casa ya sabía que ya había ganado, que ya tenía el 80% del camino ganado, le pedí que se sentara mientras le servía otra cerveza, me dirigí a la cocina y me dije ahora o nunca, tomé dos cervezas y salí a la sala, allí estaba sentada con sus piernas cruzadas mostrando toda su belleza natural, me dijo que tenía un apartamento muy bonito y bien organizado, tomé mi cerveza y brindé por el hermoso momento de tenerla en mi casa, le pregunté si le gustaba la música y me dijo que si, que le encantaba la música como bosa nova, música para escuchar, le puse algo que encontré, la invité a conocer mi casa, empecé por el balcón, dejaba siempre que ella fuera delante de mi para admirar su hermoso trasero, era bello y ver el movimiento de sus hermosas piernas al caminar, al llegar al final del pasillo hay dos habitaciones, una que la uso como estudio que se la mostré primero y luego la mía, al salir me atreví y le puse mi mano sobre sus hombros, ella volteó hacia atrás y de un impulso la besé.

    Ella se quiso oponer por un segundo pero ya estaba hecho, nos besamos por unos cuantos minutos, mis maños acariciaban toda su espalda, fue atrevidamente bajando hasta llegar a sus nalgas, las acariciaba ya sin temor, y así besándola la fui llevando nuevamente hasta mi habitación, la senté en la cama y le fui quitando su blusa luego su brasier, tenía unos senos hermosos, pequeños y con los pezones levantados tipo peritas, tenía una cuantas pequitas a su alrededor, me acerqué y se los besé, ella lanzó su cabeza hacia atrás y mi lengua empezó a lamer cada centímetro de sus senos, eran deliciosos, sentía como tener un manjar en mi boca, luego empecé a deslizar su licra hacia abajo hasta quitársela por completo, observé la perfección de sus piernas, con una piel suave y tersa con unos muslos firmes, como si se mantuviera en un gimnasio diariamente, su pantaleta era pequeña de color blanco, le cubría una mínima parte al frente, puede observar que por detrás era simplemente una tirita que se le perdía entre sus nalgas.

    Poco a poco se la fui bajando y pude ver su vello púbico bien recortado, una pequeña línea hacia arriba dejando ver sus hermosos labios púbicos, la recosté en la cama y empecé a besar los dedos de sus pies que hacía un momento atrás en el casino me habían excitado tanto, metí en mi boca dedo por dedo de sus pies, trataba de inhalar su aroma, era excitante, lamí cada pedazo de piel en sus pies, poco a poco fui subiendo con mi lengua por sus piernas, al llegar a sus muslos los lamí, los besé y los acaricié por varios minutos, seguí subiendo hasta llegar a su vagina que la besé y chupé, era un sueño convertido en realidad, mi lengua se sumergía dentro de su vagina, levanté mi cabeza para ver su reacción y observé que se mordía su labio inferior con sus ojos cerrados, estaba disfrutando tanto como yo, luego le di vuelta y le acaricié sus nalgas, luego le separé un poco sus piernas e introduje mi lengua dentro de su ano, era más hermoso de lo que ya me habia imaginado, mi lengua se perdía dentro de tan hermoso orificio, la levanté un poco para abrirla un poco más, se arrodilló y su ano quedó allí abierto completamente para mi, se lo besé varias veces y luego continué con mi juego de lengua dentro de el.

    Ella gemía, yo no quería salir de allí, luego de un rato me levanté y me quité mi pantalón y mi camisa, luego mi interior, me acosté boca arriba y puse sus piernas en medio de mi cabeza luego sentí como sus bellas maños tomaban mi pene y lo introducía en su boca, fue un 69 perfecto, exquisito, me lamía con mucha suavidad, era una mamada con clase, era divina la sensación, sentí en un momento que me venía así que me levanté, la moví hacia la orilla de la cama, bajé sus pies de la cama y ella quedó con los pies en el piso y la otra mitad sobre la cama, desde atrás observaba la belleza de su cuerpo, era perfecta para su edad, no tenía nada de celulitis, al contrario todo era firmeza y completamente delineada, me paré detrás de ella y fui poniendo mi pene en su vagina, se lo fui metiendo poco a poco, era delicioso, estaba ya bien lubricado de tanta excitación que ella tenía, se lo metí completo y ella dio un suspiro, empecé con un entre y sale, ella gemía, al mismo tiempo le acariciaba sus senos hermosos desde atrás, así estuve como 10 minutos, al sentir nuevamente que ya me venía, se lo saqué y se lo introduje en su ano que tantas veces me había quitado el sueño, poco a poco, era delicioso lo que sentía, mi excitación era demasiado grande.

    Se la metí completa, ella dio un fuerte suspiro y allí la tenía clavada en su ano como tantas veces lo había soñado, solo en esa misma cama donde la tenía ahora, le di como otros 10 minutos por el ano hasta sentir que me venía, dejé que mi pene descargara todo su semen dentro de su ano, era delicioso, fue algo indescriptible, luego me acosté a su lado y la besé en su boca, luego mi lengua recorría todo su rostro, sus oídos, observé el sensual lunar sobre su labio y lo besé, lo chupé, era cada momento una fantasía realizada, en 5 minutos ya mi pene toma una gran erección, bajé mi boca hasta su ombligo donde me entretuve un gran tiempo, su aroma en su piel era de un perfume suave.

    En verdad era una mujer de mucha clase y de una gran belleza, abrí sus piernas y yo las mías, la monté sobre mis piernas y le introduje mi pene, pegué su cuerpo contra el mío y sentía sus tetas sobre mi pecho, la besaba en la boca, nuestras lenguas se mezclaban, ambos empezamos un movimiento de fricción para sentirnos ambos compenetrados, estuvimos así durante unos 10, 15 minutos, hasta que ambos nos vinimos al mismo tiempo.

    Fue hermoso, luego nos recostamos y sonó su teléfono, vio el número que la llamaban y solo se limitó a levantarse y decirme que se iba, me pidió permiso y entró al baño, salió vestida y maquillada, yo aun permanecía desnudo en mi cama, la observaba de pies a cabeza, era la mujer más bella que había poseído, me dijo que gracias por el momento pero me dijo, recuerda algo, eso fue exactamente lo que nos pasó, un bello momento que quizás ambos necesitábamos, pero tú con tu vida y yo con la mía, adiós.

    Salió de mi casa y me quedé allí pensando en todo lo vivido y sentido dentro de mi casa con esa hermosa señora, en verdad pasé toda la noche aun masturbándome y tratando de inhalar hasta el último aroma existente dentro de las sábanas de su exquisito perfume.

    Espero poder tener otra oportunidad con ella, se que lo trataré e intentaré aunque quizás por su forma de ser sea difícil volverla a tener. Con ella aprendí algo, cualquier mujer por bella que sea, casada o no, no es imposible hacerla tuya, lo importante es intentarlo y encontrar el time correcto.

    Porn PlainTube.com


  • Commentaires

    Aucun commentaire pour le moment

    Suivre le flux RSS des commentaires


    Ajouter un commentaire

    Nom / Pseudo :

    E-mail (facultatif) :

    Site Web (facultatif) :

    Commentaire :